Uncategorized

Escapando de la ciudad de Nueva York: La Pandemia y sus Implicaciones Fiscales

By October 23, 2020 No Comments

26 de agosto de 2020 – Nueva York, Estados Unidos

Escapando de la ciudad de Nueva York: La Pandemia y sus Implicaciones Fiscales

Haz click aquí para leer en Inglés.

Haz click aquí para leer en Portugués.

La frase “tiempos sin precedentes” ha sido mencionado innumerables veces en las noticias cuando se reporta acerca de la pandemia actual del Covid-19. Como bien se ha dicho, no estamos viviendo en un tiempo con precedentes en lo absoluto. De hecho, si conoce su historia global, el mundo ha experimentado muchas plagas y pandemias mucho peores que en la que estamos en este momento. Sin embargo, hay aspectos de esta pandemia que se prestan a decir que no tienen precedentes. Por ejemplo, el virus en si se comporta de formas en las que los científicos jamás han presenciado en el ciclo de vida de otros virus.

Del mismo modo, la ciudad de Nueva York está experimentando eventos sin precedentes. Se está observando un éxodo masivo de sus residentes. Se están yendo de la ciudad a otras partes del estado o fuera del estado. Con este éxodo masivo llegan las preguntas que se están haciendo los contribuyentes como la implicación que lleva hacer el cambio de residencia dentro de su pago de impuestos del 2020. Hay mucha información errónea circulando en la prensa y otros lados la cual está convenciendo a los contribuyentes de que mudarse de la ciudad de Nueva York reducirá sino es que eliminará sus impuestos citadinos. Citado aquí hay un bosquejo de la vista previa de las reglas y regulaciones asociadas a los impuestos residenciales. Está siendo presentada aquí con la esperanza de que le prevenga a usted, el lector, de cometer un doloroso error. Considere este mensaje plenamente bien intencionado y puede que evite ser golpeado con un abundante pago de impuestos sobre la renta citadinos llegando el día fiscal de 2021.

En el lenguaje fiscal, hay una clara distinción entre domicilio y residencia. El domicilio es el lugar el cual llamamos hogar. Esto siendo el caso, un contribuyente únicamente tiene el permiso de tener un sólo domicilio en cualquier momento. Para cambiar su domicilio para fines de las autoridades fiscales en la ciudad de Nueva York, se requiere presentarle a las autoridades con “evidencia clara y convincente” de que su intención era dejar su antiguo domicilio a cambio de uno nuevo”. Esto no necesariamente significa que se le requiera vender su domicilio anterior. Sin embargo, la ciudad se basará en cinco factores principales para determinar si su intención era la de cambiar de domicilio.

Las autoridades fiscales de la ciudad de Nueva York compararán las semejanzas de su antiguo domicilio con su nuevo domicilio. Esto significa que compararán la naturaleza y la forma de uso de los dos hogares. También se tomará en cuenta al establecer un nuevo domicilio, en cual de ellos el contribuyente pasa la mayoría de su tiempo. Las autoridades fiscales considerarán si el contribuyente está involucrado activamente en sus emprendimientos de negocios. Por ejemplo, se fijarán en la ubicación del empleo continuo del contribuyente o su participación en un negocio. Las autoridades fiscales de la ciudad de Nueva York revisarán la ubicación de los miembros de la familia, así como si el contribuyente guarda objetos de valor monetario y/o sentimental en una ubicación o en la otra.

Si usted es uno de los refugiados de la ciudad de Nueva York y desea establecer su nuevo domicilio afuera de Manhattan o sus municipios, puede cambiar su dirección en su licencia de conducir. Si se movió fuera del estado, puede registrar sus coches fuera de este. Un refugiado de la ciudad de Nueva York debería de cambiar todas sus direcciones en documentos legales importantes como lo son testamentos o fideicomisos. Posterior a esto, encontrar un nuevo doctor o dentista cerca de su nuevo hogar y que manden su correo a la nueva dirección son acciones consiguientes que puede establecer evidencia clara y convincente de que ya no vive en el domicilio de la ciudad.

En cualquier evento, si se mudó fuera de la ciudad de Nueva York en marzo cuando comenzó la pandemia y no ha regresado, ya habrá vivido como residente de su nueva ubicación por aproximadamente 120 días. Esto es significativo porque la ciudad de Nueva York define la residencia a través del estatuto sin importar el domicilio. Por lo tanto, si ha mantenido un lugar de residencia permanente en la ciudad de Nueva York y ha pasado al menos 184 días ahí, continuaría declarándose residente y le debería impuestos a la ciudad. Debido a que muchas personas dejaron la ciudad alrededor de marzo, hay cierto potencial en el argumento que podrían apelar estos contribuyentes ya que al haber vivido únicamente durante 90 días en la ciudad, pagarían y declararían impuestos fiscales como residente anual parcial. Sin embargo, las autoridades fiscales no ven los requisitos estatutarios como un caso aislado. Consideraran una variedad de factores que indicaran el establecimiento de un nuevo domicilio como los cinco factores previamente mencionados.

Recientemente, el presidente Trump propuso una medida a incluir en el siguiente pago en la propuesta para el estímulo que presentaría un problema para las autoridades fiscales de la ciudad de Nueva York en su intento para aplicar las reglas mencionadas. Las medidas a efectuarse atarían las manos de las autoridades de la ciudad de Nueva York en su habilidad a extender su alcance y gravar a los refugiados de la ciudad de Nueva York. Conforme a la propuesta, los americanos pagarían impuestos sobre la renta estatales y locales con base en su residencia principal en lugar de donde se encuentra físicamente su trabajo. Al aplicar dicha regulación, el gobernador Cuomo postula que la ley impida la recuperación de la ciudad de Nueva York en cuanto acabe la pandemia. Cuomo ha determinado que el pagar impuestos por este periodo basado en la residencia en otro condado o estado sin tomar en cuenta las intenciones del contribuyente en cuanto ha si regresarán cuando cese la pandemia, impedirá la recuperación de ciudades grandes como Nueva York. Él predice que la calidad de vida se deteriorará ya que incluso los servicios básicos no estarán disponibles para recibir fondos.

Exceptuando la aprobación de dicha propuesta, un análisis del estado actual de la regulación requiere la determinación de su efecto fiscal basándose en tres periodos de tiempo definitivos que afecten al domicilio y a la residencia. Estos periodos de tiempo sería pre, inter y post-Covid. Al establecer los periodos de tiempo y las acciones del contribuyente durante estos tres periodos, será más fácil determinar si el éxodo de la ciudad seguiría requiriendo la declaración y el pago a la ciudad sobre los impuestos sobre la renta. Alguien que deje la ciudad a inter-Covid para moverse a otra casa mientras subarrienda su residencia en Nueva York y trabajo de manera remota para su empleador de la ciudad de Nueva York, sin intención alguna de regresar a la ciudad hasta que este bajo control la pandemia, será altamente presionado para mantener su argumento que ha establecido su nuevo domicilio. Esto es especialmente cierto si las condiciones de la ciudad retornan a ser condiciones pre-Covid dentro de un lapso de 18 a 24 meses desde la mudanza, aunque el estatuto no incluya un tiempo definido. El hecho de que el contribuyente siga manteniendo una casa en la ciudad y trabaje para su empleador en la misma, lo llevará a una petición de cambio de domicilio ineficaz. Sin embargo, si la vida cambia significativamente inter-Covid de tal manera en la que ya no se le asigne al contribuyente a la oficina de la ciudad de Nueva York y una cantidad significativa de tiempo sea utilizada en el nuevo domicilio, podría existir una petición exitosa al no tener que pagar impuestos de la ciudad de Nueva York. Como resultado, este contribuyente podrá ser acreedor para declarar un impuesto parcial del año de la ciudad ya que no se han cumplido los elementos de la definición de residencia del estatutario en la ciudad de Nueva York.

La forma en la que se vea una mudanza fuera de la ciudad de Nueva York debido a la pandemia, se debe de tener en mente que las autoridades fiscales podrían ver esa mudanza de una manera muy distinta a la suya. Antes de intentar tener un argumento con las autoridades fiscales que ha cambiado su domicilio con la esperanza de obtener un trato fiscal favorable, debe de tener plena comprensión sobre las reglas domiciliarias fiscales y de residencia estatutaria. En cualquier evento, con tal éxodo masivo y con tantas personas intentando usar dicho éxodo como argumento para no pagar impuestos citadinos, debería estar preparado para posiblemente enfrentar una auditoria por parte de las autoridades citadinas fiscales si usted reclama un nuevo domicilio. Sin embargo, con toda posibilidad, las autoridades fiscales que se encuentre con este predicamento tomaran posturas sin precedencia para elevar y redefinir el umbral de las evidencias necesarias para satisfacer los estándares claros y convincentes

Acerca de la Autora

Alicea Castellanos es la CEO y Fundadora de Global Taxes LLC.  Alicea proporciona servicios personalizados de asesoramiento y cumplimiento tributario de los Estados Unidos a las familias de alto patrimonio neto y sus asesores. Alicea tiene más de 17 años de experiencia. Antes de formar Global Taxes, Alicea fundó y supervisó operaciones en una firma de impuestos boutique, trabajó en un prestigioso bufete de abogados global y firma de CPA. Alicea se especializa en la planificación de impuestos de los Estados Unidos y el cumplimiento para familias no estadounidenses con estructuras globales de protección de riquezas y activos que incluyen fideicomisos, propiedades y fundaciones que no son estadounidenses y tienen una conexión estadounidense.

Alicea también se especializa en inversión extranjera en bienes raíces estadounidenses, y otros activos estadounidenses, planificación fiscal antes de la inmigración, asuntos de expatriación de los Estados Unidos, personas estadounidenses en recibir regalos y herencias extranjeras, cuentas extranjeras y cumplimiento de activos, divulgaciones voluntarias en el extranjero/amnistías fiscales, registro FATCA y empresas extranjeras que desean hacer negocios en los Estados Unidos. Alicea habla español con fluidez y tiene un conocimiento práctico del portugués.

Alicea es miembro activo de la Society of Trusts & Estates Practitioners (STEP), el New York City Bar, el New York State Society of Certified Public Accountants (NYSSCPAs), el American Institute of Certified Public Accountants (AICPA) y la International Fiscal Association (IFA). Es la Representante Regional del Noreste/Nueva York de la Women of IFA Network (WIN). Distintivamente en el 2020, Alicea recibió el prestigioso premio de NYSSCPA Forty Under 40. Ella fue seleccionada como alguien que posee notorias habilidades y está haciendo una clara diferencia en el sector de contabilidad.

Por favor note que: Este contenido está intencionado únicamente con fines informativos y no es un reemplazo de contabilidad profesional o servicios preparatorios de impuestos. Consulte a su propio profesional en contabilidad, legalidad y fiscalidad para asesoramiento relacionado a su situación individual. Cualquier copia o reproducción de nuestra presentación está expresamente prohibida. Cualquier nombre o situación que haya sido recreada para fines ilustrativos —cualquier similitud con la realidad es mera coincidencia.

Leave a Reply